Cuando los enemigos de mis enemigos NO son mis amigos

TREGUA DE LOS LOBOS EN LA PRIMERA GUERRA MUNDIAL

La Domenica del Corriere, November 1914 (casi tres años ANTES que este reporte)

En julio de 1917, The New York Times reportó:

En el curso de la campaña del invierno pasado, los lobos de los tramos polacos y rusos del Báltico se habían agrupado en tal número en el distrito de Kovno-Wilna-Minsk que se habían convertido en una verdadera plaga para las fuerzas de combate rusas y alemanas. Tan persistentes fueron las bestias medio muertas de hambre en sus ataques contra pequeños grupos de soldados que se convirtieron en una seria amenaza incluso para los combatientes en las trincheras. Veneno, fuego de rifle, granadas de mano e incluso ametralladoras fueron probadas sucesivamente en el intento por erradicar la molestia. Pero todo fue en vano. Los lobos, en ningún otro lugar tan grandes y poderosos como en Rusia, estaban desesperados por el hambre y haciendo caso omiso del peligro. Manadas frescas aparecían en lugar de las que eran asesinados por las tropas rusas y alemanas.

Como último recurso, ambos adversarios, con el consentimiento de sus comandantes, entablaron negociaciones para un armisticio y unieron fuerzas para superar la plaga de lobos. Por poco tiempo hubo paz. Y de manera no fortuita se emprendió la tarea de vencer al enemigo mutuo. Los lobos fueron detenidos gradualmente y, finalmente, varios cientos de ellos murieron. Los demás huyeron en todas direcciones, volviendo su escape de la carnicería algo que nunca habían experimentado. Se informa que los soldados no han vuelto a ser molestados.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(4 votos, promedio: 7.00)
Loading...

Fuentes

"Russian wolves". The New York Times, 29 de julio de 1917 https://timesmachine.nytimes.com/timesmachine/1917/07/29/96262482.pdf Nota: esta tregua no fue reportada por parte de los rusos, lo que despierta dudas de la veracidad del reporte de The New York Times, pero la historia no ha sido desmentida tampoco

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *