Al caballero se le prendió la ampolleta

Al caballero se le prendió la ampolleta

Thomas Edison, el inventor del fonógrafo era sordo en un oído y apenas podía oír en el otro. Para apreciar la música mordía madera y absorbía las ondas de sonido en el cráneo (parecido al método de Beethoven en sus últimos años). Desde allí pasaban a través de su cóclea e ingresaban al nervio auditivo. En consecuencia, no podía escuchar a las frecuencias altas, no toleraba el vibrato y declaró que la música de Mozart era una afrenta a la melodía.

Ello dejó una duradera huella lingüística. Al lanzar el teléfono, Alexander Graham Bell propuso comenzar las llamadas con “ahoy”, el saludo de los barcos desde la Edad Media. Ese sonido, sin embargo, no se transmitía bien en largas distancias. Edison, contratado por Western Union para competirle a Bell, impulsó algo más fácil de comprender: hello. Era una palabra de data reciente, que indicaba sorpresa o una manera de llamar la atención, como en Hello, what do you think you’re doing?. Pronto las operadoras eran conocidas como hello-girls, y el término se transformó en el saludo por defecto.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(3 votos, promedio: 9.33)
Loading...

Fuentes

1-

Michael A. Schuman. "Alexander Graham Bell: Scientist and Inventor". Ed. Enslow Publishing, LLC, 2014. ISBN: 9780766064317. Pág. 80 https://books.google.cl/books?id=3M9jDwAAQBAJ&pg=PA80 2-

Naomi S. Baron. "Always On: Language in an Online and Mobile World". Ed. Oxford University Press, USA, 2008. ISBN: 9780195313055. Pág. 174 https://books.google.cl/books?id=ElE77vJqSFcC&pg=PA174 3-

Kerry Segrave. "The Women Who Got America Talking: Early Telephone Operators, 1878-1922". Ed. McFarland, 2017. ISBN: 9781476669045.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *