“No puede no dominar Shakespeare con un acento como ese”

KENNETH WOOLLCOTT

Anécdotas del cine para regodearse por ahí. Lo mejor lo republicamos aquí

Un guionista le hizo creer a MGM, solo en virtud de su acento, que cierto joven británico era un prestigioso escritor llamado Kenneth Woollcott. Le pagaron sueldo por un año antes de descubrir que era el chico que cargaba bencina en Beverly Hills.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(1 votos, promedio: 7.00)
Loading...

Bonus Track

En la década de 1910 Lev Kuleshov tomó una inexpresiva secuencia de una actriz del periodo zarista, e intercaló un plato de sopa, una chica en un ataúd y una mujer en un diván. Vsevolod Pudovkin, asistente de dirección de Kuleshov (y quien se adjudicó la co–autoría del ejercicio) describió así la reacción de la concurrencia: “la pesada actitud contemplativa sobre la sopa olvidada, fueron tocados y conmovidos por la profunda pena con la que miraba a la chica muerta, y notaron el deseo con el que observaban a la mujer. Pero nosotros sabíamos que en los tres casos la cara era exactamente la misma”. Se le conoce como Efecto Kuleshov.

Fuentes

Peter Hay. "Movie Anecdotes". Ed. Oxford University Press, 1991. ISBN: 9780195364422. Pág. 126 https://books.google.cl/books?id=qWfRCwAAQBAJ&pg=PA126

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *