“Pero si ya acordamos que el silencio dura solo un minuto”

JORGE ENRIQUE ADOUM

En los años sesenta, el ecuatoriano Jorge Enrique Adoum regresó a su patria tras una larga ausencia. Al asistir a un partido de fútbol, se asombró del respeto que el público quiteño mostró con el árbitro. Su madre había fallecido en la víspera y el estadio entero se puso de pie y guardó silencio. “Y pensar que antes solo se les gritaba ‘hijo de puta’”, reflexionó Adoum. Quince minutos más tarde, el referee anuló un gol de Aucas: “¡Huérfano hijo de puta!”, tronaron las graderías.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(3 votos, promedio: 8.00)
Loading...

Fuentes

Jorge Enrique Adoum

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *