“Pero no me pide que la acompañe a almorzar con la suegra”

Ruy Castro, biógrafo de Garrincha cuenta que el futbolista:

“era un romántico y tenía altas expectativas de conocer a una chica linda. Desafortunadamente para él, las chicas del pueblo no le prestaban la más mínima atención.

Por eso es que en 1945, a la edad de doce, cuando Garrincha tuvo sexo por primera vez, no fue exactamente la experiencia que había soñado. Porque fue con una cabra.

(…) Él hubiese preferido haber ido donde una prostituta, pero no había un barrio rojo en Pau Grande y no tenía el tiempo, el dinero o la inventiva para ir a una en Petrópolis, la ciudad más cercana”.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(2 votos, promedio: 9.00)
Loading...

Bonus Track

En Suecia 1958 Garrincha fue sometido a un test de destrezas cognitivas diseñado para los trabajadores de la Compañía Municipal de Transportes Colectivos de São Paulo. Obtuvo 38 puntos de 123 posibles. Uno de los más grandes jugadores de su era carecía del poder de raciocinio exigido para manejar un autobús. Lo hizo tan mal, que ni el formulario pudo completar correctamente: en el cuadro “profesión” escribió "atreta" en lugar de "atleta"

Fuentes

Ruy Castro, "Garrincha: The Triumph and Tragedy of Brazil's Forgotten Footballing Hero". Ed. Yellow Jersey Press, 2005, p. 22, https://books.google.cl/books?id=e0YtjS9yfU0C&pg=PA22.