Más que un juego

DIDIER DROGBA Y LA GUERRA CIVIL DE COSTA DE MARFIL

En 2005, en medio de cinco años de guerra civil, Costa de Marfil clasificó por primera vez a un mundial de fútbol. Con la televisión siguiendo los festejos en vivo en el camarín, Didier Drogba, el líder natural del equipo, tomó el micrófono y se dirigió a la cámara:
“Marfileños y marfileñas, del norte, del sur, del centro y del oeste. Hemos demostrado hoy día que toda la Costa de Marfil puede coexistir, y trabajar juntos por un mismo objetivo (…). Habíamos prometido que esta celebración uniría a la gente. Hoy día, les rogamos de rodillas”.

Sin soltar el micrófono se arrodilló. El equipo completo lo secundó. Y así, desde el suelo, continuó su plegaria:

“¡Perdonen! ¡Perdonen! ¡Perdonen! (…) Por favor, depongan las armas, hagan elecciones.”

La clasificación trajo días de celebración y bailes callejeros. Habitantes de Abidjan, principal ciudad del país y bajo el control de las fuerzas de gobierno, telefonearon a bares de territorio rebelde para ordenar cajas de cerveza a enemigos que no podrían pagarlas. Aún más asombroso, dentro de una semana las armas fueron depuestas.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(4 votos, promedio: 9.50)
Loading...

Fuentes

1-

Austin Merrill, “Best Feet Forward”. Vanity Fair, julio de 2007, http://www.vanityfair.com. 2-

Alex Hayes, “Didier Drogba brings peace to the Ivory Coast”. The Telegraph, 8 de agosto de 2007, http://www.telegraph.co.uk.