“En reconocimiento, lo nombro ministro de asuntos futbolísticos”

CANCHAS DE FUTBOL EN CUBA POR LA CRISIS DE LOS MISILES

En septiembre de 1962, un asesor de la Casa Blanca requirió con urgencia al presidente: los cubanos construían canchas de fútbol en Cayo Alcatraz. Para el jefe de gabinete, era difícil encontrar un motivo más absurdo para interrumpir a Kennedy. Pero eso porque, como buen estadounidense, carecía del amor por el juego que profesaba su interlocutor: el alemán Henry Kissinger (años más tarde, Kissinger iba a realizar una sospechosa visita al camarín en el más sospechoso de los partidos de los mundiales).

– “Esas canchas de fútbol pueden significar guerra”, dijo Kissinger.
– “¿Por qué?”
– “Los cubanos juegan béisbol. Los rusos juegan fútbol”.

Las imágenes aéreas revelaron que, en efecto, se trataba de soviéticos. Y que, en efecto, instalaban misiles nucleares apuntando a Estados Unidos. Nunca antes y nunca después estuvimos más cerca de transformar la Tierra en un yermo apto para cucarachas como en la crisis de los misiles.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(1 votos, promedio: 10.00)
Loading...

Fuentes

Stephen E. Ambrose. "Nixon Volume II: The Triumph of a Politician 1962-1972". Ed. Simon and Schuster, 2014. ISBN: 9781476745893. Pág. 385 https://books.google.cl/books?id=je5zAgAAQBAJ&pg=PT385

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *