Por fortuna, chuecos no eran

AMBROSIO OHIGGINS

En mayo de 1788, Ambrosio O’Higgins figuraba de comandante de La Frontera. Se encontraba abocado a recuperar la parafernalia litúrgica del obispo de Concepción, recién liberado de un breve cautiverio mapuche del que salió en una pieza gracias a la fortuna. Dos caciques apostaron la vida del purpurado en un partido de chueca y ganó el bando no homicida (en 1978 un bus de Carabineros fue despachado a ese mismo lugar a detener un match, y los jugadores, cual homenaje histórico, repelieron a chuecazos a las fuerzas del orden).

En eso, O’Higgins fue informado de que se lo nombraba gobernador de Chile. Partió a Santiago, las alhajas del purpurado pasaron al olvido, y por años se vio a caballos de mocetones de la Frontera ornados con casullas obispales.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(1 votos, promedio: 6.00)
Loading...

Fuentes

Gonzalo Peralta. “Historia nacional de la infamia”. Ed. Bobby, 2006. ISBN9568233075. Pág. 94

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *