“¿No se a-cuerda lo que hicimos el sábado en la noche?”

“¿No se a-cuerda lo que hicimos el sábado en la noche?”

En el Reino Unido victoriano, por un penique los pobres sin hogar accedían al derecho a sentarse en un banco toda la noche. A veces con algún tipo de calefactor, a veces no. No era extraño que uno o dos muriesen congelados antes de que clareara. No se suponía que durmieran. En ocasiones los locatarios empleaban monitores cuya tarea era cerciorarse de que nadie sucumbiera al sueño. Por un penique extra, se accedía a una cuerda, donde se podía apoyar el pecho y dormir doblado sobre ella, cual prenda de ropa. Aunque apiñado con otros durmientes, era menos malo que cabecear sentado y azotarse la cabeza. La cuerda se cortaba a las 5 o 6 A. M. sin ceremonia alguna, de manera de liberar el espacio.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(4 votos, promedio: 8.75)
Loading...

Fuentes

1-

Brian Lund. "Housing Politics in the United Kingdom: Power, Planning and Protest". Ed. Policy Press, 2016. ISBN: 9781447327080. Pág. 211-12 https://books.google.cl/books?id=XgxSDQAAQBAJ&pg=PA211 2-

Terry MacEwen. "A Very Victorian Two-Penny Hangover". The Historic and Heritage Accommodation Guide https://www.historic-uk.com/CultureUK/Two-Penny-Hangover/

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *