Nadie abogará por ustedes

Nadie abogará por ustedes

A inicios del a conquista de América, España solo permitía que se embarcaran cristianos de viejo cuño. Ni siquiera conversos recientes, ni hijos ni nietos de judíos o musulmanes eran aceptados. Tampoco gitanos, delincuentes, pillos, pícaros, prostitutas o abogados. Estos últimos “porque se consideraba particularmente dañina su profesión por su influencia sobre los indios y colonizadores, su afición a los pleitos, su pasión por la trácala y su capacidad de engullir bienes y fortunas en procesos interminables”.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(3 votos, promedio: 8.67)
Loading...

Fuentes

Ricardo Herren. “La conquista erótica de las indias”. Ed. Planeta, 1991. ISBN 843204542X. Pág 21

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *