El duodécimo jugador

PADRE GOES DE FLAMENGO

Relata Eduardo Galeano respecto al tricampeonato del Flamengo de los ’50:

El padre Góes garantizó la victoria a cambio de que los jugadores asistieran a su misa, antes de cada partido, y rezaran el rosario de rodillas ante el altar.

Así, Flamengo conquistó la copa tres años seguidos [1953, 1954, 1955]. Los clubes rivales protestaron ante el cardenal Jaime Cámara: el Flamengo estaba usando armas prohibidas. El padre Góes se defendió alegando que él no hacía más que alumbrar el camino del Señor, y continuó rezando a los jugadores su rosario de cuentas rojas y negras, que son los colores de Flamengo y de una divinidad africana que al mismo tiempo encarna a Jesús y a Satanás. Pero al cuarto año, el Flamengo perdió el campeonato. Los jugadores dejaron de ir a misa y nunca más rezaron el rosario. El padre Góes pidió ayuda al papa de Roma, que no le contestó.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(2 votos, promedio: 4.00)
Loading...

Bonus Track

El Botafogo recuperó el Campeonato Carioca de 1957 tras nueve años de sequía. Esa jornada, Didi salió de la cancha sin pasar por el camarín y pagó la manda confiada a su santo patrono de atravesar a pie todo Río de Janeiro.

Fuentes

Eduardo Galeano. “Fútbol a Sol y Sombra”. Ed. Siglo Veintiuno, 5° edición, 2014. ISBN 9789876295024. Localización: 809

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *