Nameless, but humourfull

Nameless, but humourfull

En 1880, los habitantes de una localidad de Texas enviaron seis nombres para conseguir una oficina de correos. Los seis fueron rechazados por la oficina de correos. “¡Que la oficina de correos no tenga nombre y que se vaya al diablo!”. El gobierno aceptó esta sugerencia y nació Nameless (literalmente “sin nombre”).

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(3 votos, promedio: 8.33)
Loading...

Fuentes

George Hubbard. "Humor & Drama of Early Texas". Ed. Taylor Trade Publications, 2002. ISBN: 9781556228438. Pág. 215 https://books.google.cl/books?id=UvZWeidAOWIC&pg=PA215

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *