No hay publicidad mala… salvo fantasías sexuales con santos

No hay publicidad mala… salvo fantasías sexuales con santos

En 1989, Madonna firmó un contrato gigantesco con Pepsi. Un día después del lanzamiento del spot, Madonna lanzó el clip de Like a Prayer, donde baila frente a cruces en llamas y sostiene una fantasía sexual con un santo. Lo que se suponía que sería un medio para incrementar las ventas, terminó con boicots internacionales contra Pepsi y sus subsidiarias, incluyendo Kentucky Fried Chicken, Taco Bell y Pizza Hut. Hasta Juan Pablo II instó a los italianos a abstenerse de sus recitales. Los ejecutivos estaban tan ofuscados que, con tal de desvincularse cuanto antes, permitieron a Madonna retener los cinco millones de dólares pagados por adelantado.

El video de Like a Prayer ganó una de sus categorías en los premios MTV de ese año. Irónicamente, el galardón era auspiciado por… Pepsi. Madonna subió al estrado y aprovechó su discurso para azuzar el escozor: “Quisiera realmente agradecer a Pepsi por causar tanta controversia”.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(3 votos, promedio: 8.00)
Loading...

Fuentes

Taraborrelli, Randy J. (2002). Madonna: An Intimate Biography. Simon and Schuster. ISBN 978-1-4165-8346-2 Pág. 175

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *