Ya decían que lo bueno viene en frasco chico

Ya decían que lo bueno viene en frasco chico

Ya decían que lo bueno viene en frasco chico

En mayo de 1990 el asesino en serie, caníbal y necrofílico Jeffrey Dahmer atrajo a un joven a su apartamento con la intención de matarlo y luego ultrajar su cadáver. Por accidente consumió la bebida cargada de sedantes destinada al joven. Cuando despertó al día siguiente, descubrió que quien iba a ser su víctima le había robado varias prendas de vestir, US$300 y un reloj.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(2 votos, promedio: 9.00)
Loading...

Fuentes

Masters, Brian. "The Shrine of Jeffrey Dahmer". Ed. Hodder & Stoughton, 1993 ISBN 978-0-340-59194-9. Pág. 142-143

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *