La alternativa misericordiosa: no tiene que volver a sonarse en su vida

La alternativa misericordiosa: no tiene que volver a sonarse en su vida

Cuando los Yurchen se hicieron del poder en el norte de China en la década de 1120, decretaron que, si un asesino era capaz de compensar a la familia de la víctima con ganado y otros bienes, podía evitar la pena de muerte. En su reemplazo, solo debían someterse a que se le cortara las orejas y la nariz.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(2 votos, promedio: 4.00)
Loading...

Fuentes

Geoffrey Blainey. "A Short History of the World". Ed. Penguin Books Limited, 2001. ISBN: 9780857969293. Localización 2967