Una pizca de rifloterapia y santo remedio

Una pizca de rifloterapia y santo remedio

En 1988, un joven canadiense de 19 años con trastorno obsesivo compulsivo y fobia extrema a los gérmenes intentó suicidarse de un riflazo en la cabeza. Sobrevivió, y la bala eliminó por completo su trastorno mental sin causar ningún otro daño cerebral.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(3 votos, promedio: 9.00)
Loading...

Fuentes

"Brain wound eliminates man's mental illness". The New York Times, 25 de febrero de 1988. Pág. A-20 https://www.nytimes.com/1988/02/25/us/brain-wound-eliminates-man-s-mental-illness.html

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *