“Ninguna roldana es demasiado para mi codo”

HOWARD BLACKBURN

En 1883, Howard Blackburn perdió sus guantes en un pequeño bote frente a la costa de Terranova y dejó que sus manos se congelaran en una posición de gancho para poder remar de regreso a la orilla. Perdió todos sus dedos, pulgares inclusive, y también algunos dedos del pie, pero sobrevivió. Tiempo después, cruzó el Atlántico en solitario en 39 días, un récord de velocidad que no fue batido en 38 años.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(2 votos, promedio: 9.00)
Loading...

Fuentes

Joseph E. Garland. "Down to the Sea: The Fishing Schooners of Gloucester". Ed. David R. Godine Publisher, 2000. ISBN: 9781567921410. Pág. 108 https://books.google.cl/books?id=6JGDqAd1sjkC&pg=PA108

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *