“Déjame, so pedazo de Plaza Italia”

GENERAL MANUEL BAQUEDANO

General Manuel Baquedano antes que su figura se empleara como epicentro de los desmanes santiaguinos

Durante un descanso en la Guerra del Pacífico, un soldado chileno dormía cuando sus compañeros ataron su oreja a una silla, con tan mala suerte que el mismísimo general Manuel Baquedano la cogió para sentarse. Aún medio dormido y presa de la confusión más absoluta, la víctima le vociferaba a la máxima autoridad militar “suéltame, ¡animal!”.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(2 votos, promedio: 4.00)
Loading...

Bonus Track

Durante la marcha de Ite a Tacna continuaron las privaciones. Cuenta Arturo Benavides que: "Para engañar la sed algunos introducían balas en la boca y otros bebían su propia orina. Yo intenté también hacerlo agregándole un trozo de chancaca […] pero no pude beber, pues al intentarlo me dieron náuseas. Un soldado me los pidió, y como si hubiera sido cristalina y fresca agua, con ansias los bebió." Benavides calculó que a lo largo del conflicto viajó 183 120 kilómetros, 49 770 de ellos a pie. Sin inquina contra las ampollas, tituló sus memorias de guerra Seis años de vacaciones.

Fuentes

Paz Larraín Mira, Ángel Soto. "Anécdotas de la Guerra del Pacífico". Ed. Centro de Estudios Bicentenario, 2006. ISBN: 9789568147358. Págs. 85-86

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *