“Mi Dios, no se dónde tengo la cabeza (o parte de ella)”

“Mi Dios, no se dónde tengo la cabeza (o parte de ella)”

Gaetano Donizetti cuando su cráneo aún no hacía agua

Hacia 1846, la salud de Donizetti comenzó a deteriorarse. Sus habituales dolores de cabeza empeoraron y su comportamiento se volvió errático. Sufrió ataques de ira y raptos de incontrolable actividad sexual. Un reporte médico consignaba que “la excitación de sus genitales ya no le permite a M. Donizetti resistir el impulso de sus deseos”. Se le recetó reposo, cataplasmas de mostaza y sanguijuelas para drenar su sangre averiada. Le montaron sanguijuelas en el ano y detrás de las orejas. Murió en 1848.

Un médico austríaco cortó la parte superior del cráneo y se la llevó como souvenir. Cuando ello fue descubierto en 1951, en una solemne ceremonia la pieza faltante fue reinstalada con tres trozos de cinta adhesiva.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(2 votos, promedio: 4.50)
Loading...

Fuentes

Herbert Weinstock. "Donizetti and the world of opera in Italy, Paris, and Vienna in the first half of the nineteenth century". Ed. Octagon Books, 1979. ISBN: 9780374983376. Pág. 271

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *