“Algo así de mullido y giratorio no puede si no ser obra de Lucifer”

“Algo así de mullido y giratorio no puede si no ser obra de Lucifer”

La primera silla de oficina moderna, la Centripetal Spring Armchair de 1849, permitía inclinarse en todas las direcciones, el asiento y las ruedas eran giratorias, y uno de sus modelos poseía reposacabezas y apoyabrazos.

Pese a todo, en el Reino Unido fue un fracaso comercial porque era demasiado cómoda. Los victorianos aristocráticos valoraban los asientos rígidos y sin apoyo que permitían demostrar refinamiento, fuerza de voluntad y moralidad a través de una postura erguida.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(3 votos, promedio: 7.67)
Loading...

Fuentes

Pynt, J., & Higgs, J. (2008). "Nineteenth-Century patent seating: too comfortable to be moral?". Journal of Design History, 21(3), 277-288 https://www.jstor.org/stable/25228593

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *