“Algo así de mullido y giratorio no puede si no ser obra de Lucifer”

CENTRIPETAL SPRING ARMCHAIR

La primera silla de oficina moderna, la Centripetal Spring Armchair de 1849, permitía inclinarse en todas las direcciones, el asiento y las ruedas eran giratorias, y uno de sus modelos poseía reposacabezas y apoyabrazos.

Pese a todo, en el Reino Unido fue un fracaso comercial porque era demasiado cómoda. Los victorianos aristocráticos valoraban los asientos rígidos y sin apoyo que permitían demostrar refinamiento, fuerza de voluntad y moralidad a través de una postura erguida.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(3 votos, promedio: 7.67)
Loading...

Fuentes

Pynt, J., & Higgs, J. (2008). "Nineteenth-Century patent seating: too comfortable to be moral?". Journal of Design History, 21(3), 277-288 https://www.jstor.org/stable/25228593

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *