“Y si no resulta, igual puede agarrar al oso a trombonazos”

“Y si no resulta, igual puede agarrar al oso a trombonazos”

En sus inicios, el jazz fue culpado, entre otras cosas, del ataque al corazón de un cornista clásico de avanzada edad, de la desfavorable balanza comercial entre Estados Unidos y Hungría, del detrimento en la calidad de los tenores italianos, del declive de la civilización moderna y hasta de espantar osos en Siberia.

En la Unión Soviética, temiendo por su desmedida influencia cultural, se llegó a castigar con seis meses de cárcel la ejecución de jazz estadounidense.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(4 votos, promedio: 7.75)
Loading...

Fuentes

1-

Charles Suhor. "Jazz in New Orleans: The Postwar Years Through 1970". Ed. Scarecrow Press, 2001. ISBN: 9781461660026. Pág. 18 https://books.google.cl/books?id=y0TvKkkgkVgC&pg=PA18 2-

Paul R. Gorman. "Left Intellectuals & Popular Culture in Twentieth-century America". Ed. UNC Press Books, 1996. ISBN 9780807845561. Pág. 133 https://books.google.cl/books?id=P3JhHjHIUcQC&pg=PA133

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *