Cada uno de nuestros hombres tienen un lápiz incorporado

Tinta masculina retozando por ahí

Durante la Primera Guerra Mundial, el MI6, el servicio de inteligencia británico, descubrió que el semen ofrecía excelentes propiedades como tinta invisible, pues no reaccionaba al vapor de yodo, tradicional método de detección. El descubridor tuvo que ser removido del puesto, pues “sus colegas le estaban haciendo la vida imposible por acusaciones de masturbación”.

El problema era lo que usted ya imagina:

“Nuestro hombre en Copenhage […] evidentemente las acumuló en una botella, pues sus cartas hedían hasta el infierno”.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(9 votos, promedio: 8.89)
Loading...

Fuentes

Keith Jeffery. "MI6: The History of the Secret Intelligence Service 1909-1949". Ed. A&C Black, 2010. ISBN: 9781408814697. Pág. 82 https://books.google.cl/books?id=IFLpJ1byJisC&pg=PT82