Los cereales para el desayuno eran la punta del iceberg

JOHN HARVEY KELLOG BATTLE CREEK SANITARIUM

Ejercicios de respiración en el Battle Creek Sanitarium. "Si a alguien se les escapan las uvas por las narices, considérelo normal"

John Harvey Kellog, quien dio el nombre a la compañía de cereales para el desayuno, instaló una clínica para desórdenes alimenticios en Michigan llamada Battle Creek Sanitarium (formalmente Medical and Surgical Sanitarium).

Los pacientes con bajo peso eran confinados en sus camas, con bolsas de arena en sus abdómenes, y eran forzados a comer hasta 26 comidas al día. No se les permitía ninguna actividad física, y hasta sus dientes eran cepillados por un asistente, para evitar el desperdicio de alguna caloría innecesaria. Quienes sufrían de hipertensión eran forzados a comer solo uvas, hasta 14 libras diarias.

En el intertanto, Kellog solía dictar largos tratados acerca de los males de comer carne y la masturbación mientras pedaleaba en su bicicleta en círculos sobre el césped o mientras yacía sentado en el baño.

Entre los pacientes del sanatorio se contaron Roald Amundsen, Amelia Earhart, George Bernard Shaw, Henry Ford, Thomas Edison y Sarah Bernhardt.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(9 votos, promedio: 6.67)
Loading...

Fuentes

Bill Bryson. “Made in America”. Ed. Black Swan, 1998. ISBN 9781409095699 Localización 3788