La memoria es frágil… y hackeable

"¿Le quedan recuerdos de lucha cuerpo a cuerpo con tiranosaurios en el catálogo?"

La implantación de memorias falsas como en la película “El origen” es no solo posible, sino una práctica conocida, y algunos terapeutas han sido demandados ante la justicia.

Uno de entre varios ejemplos es el de una chica de Missouri llamada Beth Rutherford, quien tras dos años y medio de tratamiento “recordó” como su padre, un clérigo, la violaba regularmente, incluso con tijeras y tenedores, y la hería para luego lamer su sangre. Bajo la guía del terapeuta, pudo precisar que dos veces le obligó a abortar, insertando ella misma un gancho para la ropa. Su padre tuvo que renunciar a su posición en la iglesia. No solo el hombre se había practicado una vasectomía antes de todo esto, sino que exámenes médicos revelaron que Rutherford era, a sus 22 años, virgen. La mujer demandó al terapeuta y consiguió una compensación de US$ 1 millón

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(6 votos, promedio: 9.33)
Loading...

Fuentes

C. J. Brainerd, V. F. Reyna. "The Science of False Memory". Ed. Oxford University Press, 2005. ISBN: 9780198035046. Pág. 369 https://books.google.cl/books?id=fqtJaSTg7foC&pg=PA369