“¡Las brujas me están ordeñando!”

“¡Las brujas me están ordeñando!”

Mientras grababa Station to Station en 1975, David Bowie vivía energizado por dosis astronómicas de cocaína, subsistiendo en base a una dieta de pimentones y leche.

Vivía en Los Ángeles en una casa plagada de antigüedades egipcias, bajo la luz de velas negras, y tan drogado que creyó ver cuerpos caer frente a sus ventanas, recibir mensajes secretos de The Rolling Stones y angustiado porque su semen había sido robado por brujas.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(5 votos, promedio: 6.00)
Loading...

Fuentes

Pegg, Nicholas. The Complete David Bowie. Ed. Reynolds & Hearn, 2004. ISBN 1-903111-73-0. Págs.. 297–300