O Forrest Gump do Futebol Brasileiro

CARLOS HENRIQUE RAPOSO KAISER

Carlos Henrique Raposo, el tunante del fútbol

En 1986, con 23 años, Carlos Henrique Raposo firmó con Botafogo. Un cuarto de siglo años más tarde, dio una entrevista a Rede Globo y confirmó lo que muchos sospechaban: Raposo no sabía jugar al fútbol. Kaizer, como lo apodaban por su parecido a Beckenbauer, contaba entre sus amigos a Maurício de Oliveira, pieza fija del Botafogo en los ’80. Él, de un modo u otro, consiguió que lo ficharan.

Previo a los entrenamientos, por ejemplo, acordaba un golpe con secuaz, y partía al dentista, también coludido, quien ratificaba la lesión. En una ocasión, provocó una pelea con un hincha rival durante el calentamiento para ser expulsado de antemano. El Kaizer arguyó que había insultado a su entrenador, y éste renovó su contrato.

Cultivaba las relaciones con estrellas del fútbol y con los periodistas. Organizaba fiestas clandestinas durante las concentraciones, con lo que se ganaba la adoración de sus colegas. Del Botafogo pasó al Flamengo, y de ahí saltó al fútbol mexicano en el Puebla, a EE.UU y a Francia, en el Ajaccio.
Una vez que se destapó la verdad, en Brasil lo llamaron O Forrest Gump do Futebol Brasileiro.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(11 votos, promedio: 8.82)
Loading...

Fuentes

"El mayor estafador de la historia del fútbol". ABC, 11 de mayo de 2015 http://www.abc.es/tecnologia/redes/20150511/abci-carlos-kaizer-pequeno-nicolas-201505111036.html