“¿Y si prometo no golpear barrigazos, señor juez?”

BOXEADOR THOMAS HAMILTON BROWN

En los Juegos Olímpicos de 1936 el boxeador sudafricano Thomas Hamilton-Brown peleó con el chileno Carlos Lillo en la categoría de peso ligero. En fallo dividido, se declaró ganador al chileno.

Días después, se descubrió que los jueces habían cometido un error en el puntaje, y que Hamilton-Brown era el ganador. El problema fue que el sudafricano había pasado las penas comiendo, y excedía el peso máximo para pelear en la siguiente ronda.

Comparte!

Vota!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas
(6 votos, promedio: 7.33)
Loading...

Fuentes

Floyd Conner. "The Olympic's Most Wanted: The Top 10 Book of the Olympics' Gold Medal Gaffes, Improbable Triumphs, and Other Oddities". Ed. Potomac Books, Inc., 2001. ISBN: 9781597973977. Pág. 53 https://books.google.cl/books?id=zQ48Zp5MVCsC&pg=PA53